RITIDOPLASTIA

>>Técnica Quirúrgica
>>Recuperación post-cirugía

La ritidoplastia restaura el contorno de su cara y cuello, logrando una apariencia juvenil del rostro.
Uno o más de los siguientes signos, puede indicar si usted es un buen candidato para una ritidoplastia:
Un surco profundo localizado de la esquina de su nariz a la esquina de su boca (Surco nasogeniano prominente).
“Jowls” o la pérdida de un “contorno bien definido “del reborde de la mandíbula.
Arrugas pronunciadas en mejillas.
Descenso de la prominencia malar (Hueso prominente en las mejillas).
Caída de la piel, arrugas, cordones verticales y exceso de tejido graso en el cuello.

Una ritidoplastia puede mejorar estos problemas, sin embargo, no puede corregir condiciones como los párpados caídos, el exceso de piel y depósitos grasos en los párpados o las arrugas alrededor de la boca. Por lo que en estos casos se pueden realizar algunas correcciones adicionales (p. Ej. Blefaroplastia).





Técnica Quirúrgica

 

Generalmente se realiza una incisión escondida en el contorno natural de su oreja, se extiende  rodeando el lóbulo de esta y se devuelve hacia atrás hacia el cuero cabelludo. Después de la cirugía las incisiones pueden ser disimuladas en su cabello. Ocasionalmente puede hacerse una pequeña incisión adicional debajo del mentón.
También se realiza una reacomodación de las estructuras subcutáneas ascendiéndolas a una posición más juvenil, si es necesario se reconstruyen las bandas que a veces se forman en el cuello y finalmente se retira el exceso de piel.
En algunos casos en que no hay mayor exceso de piel y el cuello es aceptable se puede intervenir mediante una incisión localizada en el cuero cabelludo lográndose un reposicionamiento de las cejas, las mejillas y el contorno de la mandíbula.
Habitualmente se realiza este procedimiento bajo anestesia general.

 

 

 

 

Recuperación post- quirúrgica

 

Terminada la cirugía, el paciente será llevado al área de recuperación donde será cuidadosamente monitorizado. Se le colocará un vendaje alrededor de la cara para minimizar la inflamación. También se colocarán unos pequeños tubos de drenaje debajo de la piel  que recogerán los fluidos, que de otra forma podrían acumularse. Estos tubos de drenaje no son molestos.
La mayoría de pacientes salen para su casa después de algunas horas de reposo,  otros prefieren quedarse o deben quedarse, por consideración médica, durante la noche en la clínica.
Los vendajes y tubos de drenaje se retiran generalmente hacia el segundo día, después de la operación; en este momento verá su cara inflamada y con cambios de coloración de una forma más pronunciada en algunas partes. La inflamación, en su mayoría cede a las 24 a 48 horas, pero mejorará completamente, solo hasta después de algunas semanas.
Los pacientes también sienten una sensación de adormecimiento en su cara que igualmente cede con el tiempo.
Hacia la segunda semana postoperatoria el paciente puede iniciar sus actividades normales.  Tres o cuatro semanas después de la cirugía podrá comenzar a hacer ejercicio. Se recomienda, inicialmente evitar la exposición directa al sol y por largo tiempo, el uso de bloqueantes solares se hace necesario.

 

 

Volver arriba ↑

 

 

 

 
 
 
 

SÍGUENOS:



CONTACTENOS:

Si usted está considerando practicarse una cirugía plástica o reconstructiva, contacte al Centro de Cirugía Plástica del Dr. Gross. Por favor llene los siguientes espacios:

 
 
 


Edificio Global Medical Center. Avenida Calle 116 No. 9-72 Consultorio 519. Teléfono 620 0776

Copyright © 2015 Bogotá - Colombia | Website Desarrollado por SusMedicos.com